Para Queta | por Chucho Martínez

Hace diez años yo vivía en Querétaro, mi ciudad natal, en donde tenía un proyecto llamado Centilia Moda México con mis dos mejores amigas Alina y Maru;  soñábamos con tener la primera “concept store” del país llena de diseñadores mexicanos, muchos de los cuales se habían vuelto nuestros amigos.
_DSC0310-Editar
Uno de esos días hace diez años Macario Jiménez y Paco Contreras me invitaron a una fiesta en la conocida tienda de Macario en Polanco. Ese día y en esa fiesta, conocí a Queta Rojas y su inseparable amiga Anel García. La noche fue avanzando y nunca me imaginaría que esa noche los últimos en salir de esa fiesta seriamos Queta, Anel, Paco y yo, y que conocería a una de las personas que cambio mi vida en el terreno profesional y personal cuando en el 2008 decidí radicar en la Ciudad de México.

Queta era ya en ese entonces una de las managers de modelos más importantes y reconocidas de este país, cuando las modelos lo eran todo, cuando existían verdaderas glorias de la pasarela y cuando la moda en México estaba en el apogeo del glamour y las fiestas en el inicio de la formalización de esta industria.
Poco a poco fui conociendo a Queta y a su equipo de trabajo con el que trabaje en innumerables ocasiones y para muchísimos desfiles que producía junto con Lisette Trepaud y Paco Contreras: Acapulco Fashion, Fashion week, dfashion, México Fashion, Desfila, Moda Nextel, Loreal, Sapica, Intermoda y una serie de plataformas más que si enlistara, no acabaría.
Sin lugar a dudas los modelos de Queta se distinguen por algo, ser siempre los más profesionales y consistentes en su trabajo; además de esto, el equipo que nos da servicio a los clientes es de primera, siempre amables, apasionados, con mucho criterio pero sobretodo con la mente siempre puesta en resolver.
Como no iban a ser de esta manera si Queta siempre fue así, una mujer determinante, con una clara visión de lo que quería en el terreno profesional, dedicada en cuerpo y alma a ser mejor persona y a hacer que su empresa fuera siempre líder en su ramo, siempre buscando ideas y cosas nuevas, incansable e innovadora.
Queta Rojas modelos para mí siempre fue una fuente enorme de talento para los eventos que organizaba y hasta el día de hoy lo sigue siendo. Creo que el espíritu de Queta siempre ha permeado en los que con ella trabajan, profesionales y comprometidos siempre con su trabajo y con quién los contrata.
_MG_4498-Editar
Ahora, hablando del lado personal, creo que serían innumerables las cosas buenas que podría hablar de la gran amiga y confidente que siempre fue Queta. La mujer que me escuchaba hasta altas horas de la noche cuando lo necesitaba, la que siempre me abrio las puertas de su casa, la que me compartía todos sus proyectos y me pedía opinión, la que siempre buscaba un lugar diferente para cenar porque le gustaba la variedad y las cosas nuevas, la que disfrutaba de una vida sana y de un buen vino para platicar; la que siempre estuvo a mi lado para regañarme, para felicitarme, para sentirse orgullosa y para guiarme en las decisiones más importantes de mi vida.
Queta Rojas siempre será una persona importante en mi vida, no sólo por el excelente ejemplo de trabajo que dejo en mi y con quién seguramente seguiré colaborando; sino también por la gran mujer que fue conmigo hasta el último día de su vida.
“Gordito, tienes que fluir, tienes que disfrutar y tienes que vivir; la gente que fluye es mucho más feliz y siempre atrae cosas buenas. Deja que la vida te sorprenda, nunca te canses y siempre piensa que lo mejor está por venir”, me decía. Gracias, Queta, por enseñarme a que dar es mejor que recibir y a que disfrutar la vida fluyendo es la mejor manera de vivirla.
.
.
Besos al cielo siempre,
.
Chucho Martínez